/ miércoles 14 de marzo de 2018

Industriales y empresarios se 'ahogan' en corrupción: Coparmex

Retraso de facturas, descalificación sistemática y un pobre rastreo de recursos afectan a empresarios en contratos de obra pública

En México está creciendo la "corrupción extorsionadora" que surge a partir del retraso en el pago de facturas, además de una descalificación reiterada y sistemática de los contratos de obra pública, lo cual termina por asfixiar a empresarios e industriales, y quienes terminan orillados a ser participes en actos de corrupción.

Lo anterior fue dado a conocer por el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, quien participó en el Foro OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) 2018 en la capital del país.

De Hoyos manifestó que en el país hay dos naturalezas de la corrupción. Por un lado, se encuentra la corrupción pactada, donde un empresario decide de manera voluntaria involucrarse en este proceso. "Y creo que en esos casos no hay duda alguna, debemos siempre exigir la aplicación de la ley sin distingos, sin diferenciación, porque nos toca a nosotros como empresarios dar ejemplo de esta cultura de integridad".

Por otro lado, existe " lastimosamente esta corrupción extorsionadora, es la corrupción que no parte de un empresario pequeño, mediano o grande para hacer un negocio ilegítimo, sino que parte del retraso en el pago de una factura, parte de la descalificación reiterada y sistemática de los contratos de obra pública o de suministro, y que termina por asfixiar a un empresario, asfixiar su flujo, que después de verse orillado con estas presiones, finalmente cruza la raya y decide ser parte del fenómeno de la corrupción", acentuó.

En entrevista explicó que es difícil hacer un cálculo exacto sobre la merma en la productividad de las empresas por el problema de la "corrupción extorsionadora", pues no hay una estadística oficial. Sin embargo, dijo que según algunos cálculos señalan se pierde entre 8 y 9% del Producto Interno Bruto (PIB) en materia de corrupción.

"Es dinero que sale de la economía formal, del trabajo de los ciudadanos, de las empresas y que se va la economía illegal".

De acuerdo con el dirigente, en sus recorridos por todo el país ha encontrado centenares de esos casos, "donde una trayectoria de integridad a veces de varias generaciones en la forma de hacer negocios en constructoras, en empresas comerciales, en diversos establecimientos, en algún momento ese dique fue derribado y, por no ser extinguidos, porque hay que pagar la nómina, porque hay que pagar los impuestos, se pasa del otro lado".

"Tenemos que tener un grupo de salvaguardas para asegurar que las empresas, sobre todo las más frágiles, que son las pequeñas y medianas, no sean fácilmente víctimas de esta corrupción extorsionadora", recalcó De Hoyos Walther.

Rastreo de recursos públicos

Por su parte, el director general de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, comentó que se tienen que vigilar y dar seguimiento a los recursos públicos en el país. "Tenemos que ser capaces de rastrear los recursos públicos desde la planeación

y hasta la ejecución".

Según Bohórquez "no hemos sigo capaces de conectar las bases de datos y la información para efectivamente rastrear cada peso fiscal y asegurar que llegue al destino correcto".

Señaló que en la agenda pendiente de las reformas, se encuentra el Estado de derecho, ya que la sociedad civil necesita es que se ejerzan todos los días los derechos consagrados por la Constitución

En México está creciendo la "corrupción extorsionadora" que surge a partir del retraso en el pago de facturas, además de una descalificación reiterada y sistemática de los contratos de obra pública, lo cual termina por asfixiar a empresarios e industriales, y quienes terminan orillados a ser participes en actos de corrupción.

Lo anterior fue dado a conocer por el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, quien participó en el Foro OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) 2018 en la capital del país.

De Hoyos manifestó que en el país hay dos naturalezas de la corrupción. Por un lado, se encuentra la corrupción pactada, donde un empresario decide de manera voluntaria involucrarse en este proceso. "Y creo que en esos casos no hay duda alguna, debemos siempre exigir la aplicación de la ley sin distingos, sin diferenciación, porque nos toca a nosotros como empresarios dar ejemplo de esta cultura de integridad".

Por otro lado, existe " lastimosamente esta corrupción extorsionadora, es la corrupción que no parte de un empresario pequeño, mediano o grande para hacer un negocio ilegítimo, sino que parte del retraso en el pago de una factura, parte de la descalificación reiterada y sistemática de los contratos de obra pública o de suministro, y que termina por asfixiar a un empresario, asfixiar su flujo, que después de verse orillado con estas presiones, finalmente cruza la raya y decide ser parte del fenómeno de la corrupción", acentuó.

En entrevista explicó que es difícil hacer un cálculo exacto sobre la merma en la productividad de las empresas por el problema de la "corrupción extorsionadora", pues no hay una estadística oficial. Sin embargo, dijo que según algunos cálculos señalan se pierde entre 8 y 9% del Producto Interno Bruto (PIB) en materia de corrupción.

"Es dinero que sale de la economía formal, del trabajo de los ciudadanos, de las empresas y que se va la economía illegal".

De acuerdo con el dirigente, en sus recorridos por todo el país ha encontrado centenares de esos casos, "donde una trayectoria de integridad a veces de varias generaciones en la forma de hacer negocios en constructoras, en empresas comerciales, en diversos establecimientos, en algún momento ese dique fue derribado y, por no ser extinguidos, porque hay que pagar la nómina, porque hay que pagar los impuestos, se pasa del otro lado".

"Tenemos que tener un grupo de salvaguardas para asegurar que las empresas, sobre todo las más frágiles, que son las pequeñas y medianas, no sean fácilmente víctimas de esta corrupción extorsionadora", recalcó De Hoyos Walther.

Rastreo de recursos públicos

Por su parte, el director general de Transparencia Mexicana, Eduardo Bohórquez, comentó que se tienen que vigilar y dar seguimiento a los recursos públicos en el país. "Tenemos que ser capaces de rastrear los recursos públicos desde la planeación

y hasta la ejecución".

Según Bohórquez "no hemos sigo capaces de conectar las bases de datos y la información para efectivamente rastrear cada peso fiscal y asegurar que llegue al destino correcto".

Señaló que en la agenda pendiente de las reformas, se encuentra el Estado de derecho, ya que la sociedad civil necesita es que se ejerzan todos los días los derechos consagrados por la Constitución

Local

Fortalece SSPE relación con la US Border Patrol

Fortalecen cooperación binacional para capturar a prófugos extranjeros

Local

Participa LA VOZ en “Dona tu libro viejo”

LA VOZ DE LA FRONTERA se une al listado de empresas socialmente responsables siendo un punto de acopio

Local

Exhortan a no albergar animales silvestres como mascotas

Advierten que pueden ser portadores del virus de la rabia

Mundo

Los niños separados de sus familias llaman a gritos a sus mamás

Las mamás eran recluidas en otra jaula a unos 15 metros. “Algunas podían ver a sus hijos pero no podían acercarse"

Política

Chocan PGR y Yunes por Karime Macías

Según Yunes Linares, la PGR ordenó la detención provisional de la esposa de Duarte

Política

Exhiben pacto Monreal-Velasco, por medio de un audio

Bloque opositor solicitará reabrir indagatoria por desvío de recursos

Política

Peña Nieto llama a ciudadanos a reflexionar el voto

Recordó que el 1 de julio se define el rumbo que tendrá el país para las siguientes décadas

Finanzas

HOMIE: Mi casa es tu casa, la nueva forma de rentar en digital

La plataforma creada en 2015 por Jordi Greenham acerca a quienes ofrecen una vivienda y a quienes la buscan

Finanzas

Mexicanos recurren al tarjetazo para comprar comida: Banxico

Esta conducta se presenta en al menos uno de cada dos usuarios, sin importar su nivel socioeconómico