/ domingo 9 de septiembre de 2018

“Es muy duro ver cómo se acaba un hijo”

Narra su experiencia la madre de Panchito, el niño sobreviviente de rickettsia

(SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE)

En abril del 2014 Melisa Urías Jacunde, madre de Francisco Ortega Urías, niño sobreviviente de rickettsia, trabajaba en la maquiladora Andrefcraf, donde le cambiaban de turno y debía buscar la manera de darse tiempo para estar yendo al hospital a ver a su hijo. El infante se encontraba internado en la Clínica 31 del IMSS, donde estuvo en coma inducido por un lapso de cuatro meses.

“Cuando me permitían verlo se me salían las lágrimas y no me aguantaba, es muy duro ver cómo se acaba un hijo”.

Con tan duras experiencias a los meses se cambiaron de domicilio, pues en aquellos días vivían en el fraccionamiento Valle de Puebla. “Nos fuimos de ahí porque nos pegaban muy duro los recuerdos y pensamos que el lugar estaba muy ‘salado’ y con malos espíritus, por lo que ahora vivimos aquí”. Pero el milagro sucedió y un día de agosto, no recuerda bien si fue el 17 ó 18, al acudir al hospital le dieron la noticia de que su hijo había despertado, no obstante que todo el tiempo le decían que el niño estaba reaccionando bien a los medicamentos.

“Pero yo apenas lo creía, porque lo veía igual, dormidito, flaquito y respirando casi a fuerzas”. Recordó que toda la familia se puso contenta, aunque tardaron para darlo de alta, pues Francisco terminó “en puros huesos”. “Y ahora véalo, llenito, mijo”, señaló con una sonrisa. Cuando lo sacaron de terapia intensiva no los reconocía. Así fue como empezó el proceso final para alimentarlo en forma y rehabilitarlo, apenas podía hablar. “Cuando íbamos a visitarlo no nos conocía y las enfermeras lograron que nos reconociera enseñándoles nuestras fotos que llevamos para eso, le decían nuestros nombres, mamá, tía, papá, hasta que nos recordó”.

Fue todo un proceso terapéutico muy completo para que pudiera caminar y hablar, hasta que finalmente consiguieron que llegara a la normalidad y cuando lo llevaron de vuelta al hogar, obviamente fue una fiesta. “Pero es algo que no quisiéramos volver a pasar, porque eso nos deja marcados de por vida”.

(SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE)

En abril del 2014 Melisa Urías Jacunde, madre de Francisco Ortega Urías, niño sobreviviente de rickettsia, trabajaba en la maquiladora Andrefcraf, donde le cambiaban de turno y debía buscar la manera de darse tiempo para estar yendo al hospital a ver a su hijo. El infante se encontraba internado en la Clínica 31 del IMSS, donde estuvo en coma inducido por un lapso de cuatro meses.

“Cuando me permitían verlo se me salían las lágrimas y no me aguantaba, es muy duro ver cómo se acaba un hijo”.

Con tan duras experiencias a los meses se cambiaron de domicilio, pues en aquellos días vivían en el fraccionamiento Valle de Puebla. “Nos fuimos de ahí porque nos pegaban muy duro los recuerdos y pensamos que el lugar estaba muy ‘salado’ y con malos espíritus, por lo que ahora vivimos aquí”. Pero el milagro sucedió y un día de agosto, no recuerda bien si fue el 17 ó 18, al acudir al hospital le dieron la noticia de que su hijo había despertado, no obstante que todo el tiempo le decían que el niño estaba reaccionando bien a los medicamentos.

“Pero yo apenas lo creía, porque lo veía igual, dormidito, flaquito y respirando casi a fuerzas”. Recordó que toda la familia se puso contenta, aunque tardaron para darlo de alta, pues Francisco terminó “en puros huesos”. “Y ahora véalo, llenito, mijo”, señaló con una sonrisa. Cuando lo sacaron de terapia intensiva no los reconocía. Así fue como empezó el proceso final para alimentarlo en forma y rehabilitarlo, apenas podía hablar. “Cuando íbamos a visitarlo no nos conocía y las enfermeras lograron que nos reconociera enseñándoles nuestras fotos que llevamos para eso, le decían nuestros nombres, mamá, tía, papá, hasta que nos recordó”.

Fue todo un proceso terapéutico muy completo para que pudiera caminar y hablar, hasta que finalmente consiguieron que llegara a la normalidad y cuando lo llevaron de vuelta al hogar, obviamente fue una fiesta. “Pero es algo que no quisiéramos volver a pasar, porque eso nos deja marcados de por vida”.

Local

Promueven que canción de “Mexicali Rose” sea patrimonio cultural

Autoridades culturales categorizan a la canción “Mexicali Rose” como patrimonio cultural intangible de Baja California

Local

Es un delito practicar cirugía estética en hospitales públicos

La cirugía se práctica en pacientes completamente sanos, y tiene el motivo de llevar a ese paciente a cumplir sus deseos de cambios físicos por embellecimiento

Policiaca

Localizan persona sin vida en vía pública en la División del Norte

Se presume que la causa de la muerte haya sido por golpe de calor

Local

Temen restauranteros a más asaltos

Propietarios de establecimientos de este giro buscan instalar botones de pánico ante los robos que los aquejan

Local

Comunidades indígenas nativas de BC, luchan por preservar sus tradiciones

Los pueblos nativos son desplazados, dijo Javier Ceceña, Kumiai del Cañón de los Encinos y San Antonio Necua

Sociedad

Callan en Sabinas, Coahuila, sobre el dueño de la mina

Un día después de la visita del presidente López Obrador, familiares y sobrevivientes guardan silencio

Finanzas

Descartan cierre de la T2 del AICM por mantenimiento

El director de la terminal, Carlos Velázquez Tiscareño, afirma que se determinará si se apuntala el edificio

Mundo

En primer día como Presidente, Petro va por impuesto a ricos

El proyecto, ya en el Congreso, prevé financiar los grandes planes sociales que prometió el nuevo presidente

Finanzas

Prevén más crisis de oferta en autopartes

La industria automotriz corre peligro por una prolongación de la escasez de semiconductores