/ miércoles 9 de marzo de 2022

Oficial de aduanas condenado en Calexico por fuerza irrazonable

El Oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de EU fue condenado por un jurado federal por usar fuerza irrazonable contra una persona

El Oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de nombre Marcos Valenzuela, fue condenado por un jurado federal por usar fuerza irrazonable contra una persona que intentaba cruzar legalmente a Calexico desde Mexicali.

El juicio por jurado comenzó el lunes pasado, donde el jurado deliberó durante una hora y media, para encontrar a Valenzuela culpable de dos cargos, privación de derechos bajo apariencia de ley y falsificación de registros en una investigación federal.

De acuerdo a un comunicado, se señala que las pruebas presentadas en el juicio, que incluyeron videos de vigilancia y testimonios de testigos, el oficial Valenzuela fue asignado a la inspección vehicular principal en el carril 5 en el Puerto de Entrada Oeste de Calexico el 16 de agosto de 2019.

Cuando se reportó un incidente en el área de preprimaria de su línea entre la víctima, identificada sólo como “JL” en documentos judiciales, y el conductor de una motocicleta, luego de que la motocicleta se interpusiera frente al vehículo de J.L. mientras esperaba en la fila.

Valenzuela acudió al área de preprimaria donde J.L. se había bajado de su vehículo. Valenzuela le ordenó a J.L. que volviera a subirse a su vehículo, y cuando J.L. no obedeció de inmediato, Valenzuela le dijo que volviera a subirse a su vehículo o Valenzuela lo “tiraría al suelo”.

Después de que J.L. cumplió, Valenzuela regresó a la cabina principal. Eventualmente, el motociclista solicitó la entrada a los Estados Unidos en la cabina principal, y Valenzuela le dijo que “va a joder [a J.L.] ahora mismo”.

Inmediatamente después, J.L. condujo hasta la cabina de inspección principal con su tarjeta de identificación extendida en la mano desde la ventana del vehículo en un esfuerzo por acelerar la inspección de admisibilidad.

En lugar de realizar esa inspección, Valenzuela inmediatamente comenzó a repetir el incidente en preprimaria y le dijo a J.L.: “Está bien, hermano, echale un vistazo; ya llamé arriba…”

J.L. trató de explicar que el motociclista se había cortado frente a él, pero Valenzuela le dijo que se callara, que estaba hablando y que J.L. sería bajado del vehículo si decía otra palabra.

Cuando J.L. pidió hablar con el supervisor de Valenzuela, el oficial le dijo a J.L. que apagara y saliera del vehículo.

Mientras que J.L. apagaba el vehículo y se quitaba el cinturón de seguridad, Valenzuela metió la mano por la ventanilla del conductor, abrió la puerta y agarró de la muñeca izquierda a J.L.

Lo sacó del vehículo y luego, en un movimiento que tomó alrededor de cinco segundos, el oficial empujó a JL contra la cuña de la puerta, envolvió su brazo derecho alrededor del cuello y la parte superior del pecho de JL, lo arrojó al suelo con un golpe hacia atrás con un movimiento y aterrizó Valenzuela encima de JL, que quedó boca abajo en el suelo y sufrió heridas leves en la frente y el antebrazo.

Una vez que J.L. fue esposado, Valenzuela lo acompañó a la oficina secundaria del vehículo.

Mientras estaba en la oficina de seguridad, Valenzuela hizo múltiples declaraciones falsas a otros oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza sobre su interacción con JL en un esfuerzo por retratar a JL como el agresor y justificar su uso de la fuerza contra él.

Valenzuela también escribió un informe de incidente más tarde ese día que incluía numerosas declaraciones falsas alegando conducta verbal y física agresiva por parte de JL y afirmando que JL se resistió al arresto.

En el juicio, Valenzuela testificó en su propia defensa, sosteniendo que JL se resistió al arresto “empujándolo” una vez que lo sacaron del vehículo e intentando explicar las declaraciones falsas en sus informes alegando que las declaraciones realmente se habían hecho por parte de JL durante su interacción en el área de preprimaria.

El jurado rechazó ese testimonio y encontró que Valenzuela privó a J.L. de su derecho constitucional de la Cuarta Enmienda de estar libre de registros e incautaciones irrazonables, que incluye el derecho de estar libre del uso de fuerza excesiva.

El jurado también determinó que Valenzuela falsificó el informe del incidente con la intención de impedir, obstruir o influir en una investigación federal, específicamente la investigación de su uso excesivo de la fuerza contra J.L.

“El jurado determinó que Marcos Valenzuela usó fuerza excesiva y privó a un ciudadano de los Estados Unidos de su derecho bajo la Cuarta Enmienda a estar libre de registros e incautaciones irrazonables”, dijo el fiscal federal Randy Grossman.


“La Oficina del Fiscal de Estados Unidos toma muy en serio todas las alegaciones de fuerza excesiva por parte de los agentes del orden público, y cuando esas alegaciones estén respaldadas por la evidencia, tomaremos las medidas apropiadas para garantizar que los transgresores rindan cuentas. Junto con nuestros socios de las agencias de aplicación de la ley, estamos dedicados a proteger los derechos constitucionales de todos los miembros de nuestra comunidad”, sentenció.

Grossman agradeció a los Fiscales Federales Auxiliares Seth Askins y Alicia Williams y a la Especialista Paralegal Lina Douglas que procesaron el caso, junto con el Fiscal Federal Auxiliar Christopher Tenorio y los Agentes Especiales de la Oficina Federal de Investigaciones y la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza por su excelente trabajar en este caso.

“El veredicto de culpabilidad de hoy demuestra el compromiso del FBI de responsabilizar a todos por sus acciones criminales, independientemente del cargo que ocupen”, dijo la agente especial a cargo del FBI, Suzanne Turner.


y agregó: “quiero agradecer específicamente a la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza por su asociación y compromiso para llevar este caso hasta el final”.

“Los empleados y funcionarios de CBP prestan juramento de cargo, un compromiso solemne que transmite una gran responsabilidad y que debe llevarse a cabo en todo momento con el mayor profesionalismo”, dijo Elizabeth Cervantes, agente especial a cargo de la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP en San Diego.


“Los empleados de CBP que ignoren ese juramento y, en cambio, opten por violar la confianza de los ciudadanos que juraron proteger serán responsables. CBP continuará trabajando con nuestros socios en otras agencias para buscar e investigar cualquier caso de abuso. Este enfoque en capas y la colaboración entre las agencias federales es fundamental para la misión de integridad profesional. Aunque el porcentaje de procesamientos por abuso es muy pequeño, no se tolera ningún incidente”.

“CBP hace hincapié en el honor y la integridad en todos los aspectos de nuestra misión, y la gran mayoría de los empleados y funcionarios de CBP desempeñan sus funciones con honor y distinción, trabajando incansablemente todos los días para mantener seguro a nuestro país”, dijo.

Ryan Koseor, director portuario de Calexico de puertos de entrada del área para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos expresó:

“No toleramos el abuso dentro de nuestras filas y condenamos las acciones que empañaron la reputación de nuestra agencia. Aprecio el trabajo de nuestros socios para investigar a este oficial por usar fuerza excesiva y llevar este caso a juicio. Como servidores públicos, estamos correctamente sujetos a un estándar de conducta más alto y estamos sujetos a las mismas leyes y reglas que se aplican a los ciudadanos privados”.

Está previsto que Valenzuela sea sentenciado el 8 de julio ante el juez principal de distrito de los Estados Unidos, Dana M. Sabraw.

El Oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos de nombre Marcos Valenzuela, fue condenado por un jurado federal por usar fuerza irrazonable contra una persona que intentaba cruzar legalmente a Calexico desde Mexicali.

El juicio por jurado comenzó el lunes pasado, donde el jurado deliberó durante una hora y media, para encontrar a Valenzuela culpable de dos cargos, privación de derechos bajo apariencia de ley y falsificación de registros en una investigación federal.

De acuerdo a un comunicado, se señala que las pruebas presentadas en el juicio, que incluyeron videos de vigilancia y testimonios de testigos, el oficial Valenzuela fue asignado a la inspección vehicular principal en el carril 5 en el Puerto de Entrada Oeste de Calexico el 16 de agosto de 2019.

Cuando se reportó un incidente en el área de preprimaria de su línea entre la víctima, identificada sólo como “JL” en documentos judiciales, y el conductor de una motocicleta, luego de que la motocicleta se interpusiera frente al vehículo de J.L. mientras esperaba en la fila.

Valenzuela acudió al área de preprimaria donde J.L. se había bajado de su vehículo. Valenzuela le ordenó a J.L. que volviera a subirse a su vehículo, y cuando J.L. no obedeció de inmediato, Valenzuela le dijo que volviera a subirse a su vehículo o Valenzuela lo “tiraría al suelo”.

Después de que J.L. cumplió, Valenzuela regresó a la cabina principal. Eventualmente, el motociclista solicitó la entrada a los Estados Unidos en la cabina principal, y Valenzuela le dijo que “va a joder [a J.L.] ahora mismo”.

Inmediatamente después, J.L. condujo hasta la cabina de inspección principal con su tarjeta de identificación extendida en la mano desde la ventana del vehículo en un esfuerzo por acelerar la inspección de admisibilidad.

En lugar de realizar esa inspección, Valenzuela inmediatamente comenzó a repetir el incidente en preprimaria y le dijo a J.L.: “Está bien, hermano, echale un vistazo; ya llamé arriba…”

J.L. trató de explicar que el motociclista se había cortado frente a él, pero Valenzuela le dijo que se callara, que estaba hablando y que J.L. sería bajado del vehículo si decía otra palabra.

Cuando J.L. pidió hablar con el supervisor de Valenzuela, el oficial le dijo a J.L. que apagara y saliera del vehículo.

Mientras que J.L. apagaba el vehículo y se quitaba el cinturón de seguridad, Valenzuela metió la mano por la ventanilla del conductor, abrió la puerta y agarró de la muñeca izquierda a J.L.

Lo sacó del vehículo y luego, en un movimiento que tomó alrededor de cinco segundos, el oficial empujó a JL contra la cuña de la puerta, envolvió su brazo derecho alrededor del cuello y la parte superior del pecho de JL, lo arrojó al suelo con un golpe hacia atrás con un movimiento y aterrizó Valenzuela encima de JL, que quedó boca abajo en el suelo y sufrió heridas leves en la frente y el antebrazo.

Una vez que J.L. fue esposado, Valenzuela lo acompañó a la oficina secundaria del vehículo.

Mientras estaba en la oficina de seguridad, Valenzuela hizo múltiples declaraciones falsas a otros oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza sobre su interacción con JL en un esfuerzo por retratar a JL como el agresor y justificar su uso de la fuerza contra él.

Valenzuela también escribió un informe de incidente más tarde ese día que incluía numerosas declaraciones falsas alegando conducta verbal y física agresiva por parte de JL y afirmando que JL se resistió al arresto.

En el juicio, Valenzuela testificó en su propia defensa, sosteniendo que JL se resistió al arresto “empujándolo” una vez que lo sacaron del vehículo e intentando explicar las declaraciones falsas en sus informes alegando que las declaraciones realmente se habían hecho por parte de JL durante su interacción en el área de preprimaria.

El jurado rechazó ese testimonio y encontró que Valenzuela privó a J.L. de su derecho constitucional de la Cuarta Enmienda de estar libre de registros e incautaciones irrazonables, que incluye el derecho de estar libre del uso de fuerza excesiva.

El jurado también determinó que Valenzuela falsificó el informe del incidente con la intención de impedir, obstruir o influir en una investigación federal, específicamente la investigación de su uso excesivo de la fuerza contra J.L.

“El jurado determinó que Marcos Valenzuela usó fuerza excesiva y privó a un ciudadano de los Estados Unidos de su derecho bajo la Cuarta Enmienda a estar libre de registros e incautaciones irrazonables”, dijo el fiscal federal Randy Grossman.


“La Oficina del Fiscal de Estados Unidos toma muy en serio todas las alegaciones de fuerza excesiva por parte de los agentes del orden público, y cuando esas alegaciones estén respaldadas por la evidencia, tomaremos las medidas apropiadas para garantizar que los transgresores rindan cuentas. Junto con nuestros socios de las agencias de aplicación de la ley, estamos dedicados a proteger los derechos constitucionales de todos los miembros de nuestra comunidad”, sentenció.

Grossman agradeció a los Fiscales Federales Auxiliares Seth Askins y Alicia Williams y a la Especialista Paralegal Lina Douglas que procesaron el caso, junto con el Fiscal Federal Auxiliar Christopher Tenorio y los Agentes Especiales de la Oficina Federal de Investigaciones y la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza por su excelente trabajar en este caso.

“El veredicto de culpabilidad de hoy demuestra el compromiso del FBI de responsabilizar a todos por sus acciones criminales, independientemente del cargo que ocupen”, dijo la agente especial a cargo del FBI, Suzanne Turner.


y agregó: “quiero agradecer específicamente a la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza por su asociación y compromiso para llevar este caso hasta el final”.

“Los empleados y funcionarios de CBP prestan juramento de cargo, un compromiso solemne que transmite una gran responsabilidad y que debe llevarse a cabo en todo momento con el mayor profesionalismo”, dijo Elizabeth Cervantes, agente especial a cargo de la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP en San Diego.


“Los empleados de CBP que ignoren ese juramento y, en cambio, opten por violar la confianza de los ciudadanos que juraron proteger serán responsables. CBP continuará trabajando con nuestros socios en otras agencias para buscar e investigar cualquier caso de abuso. Este enfoque en capas y la colaboración entre las agencias federales es fundamental para la misión de integridad profesional. Aunque el porcentaje de procesamientos por abuso es muy pequeño, no se tolera ningún incidente”.

“CBP hace hincapié en el honor y la integridad en todos los aspectos de nuestra misión, y la gran mayoría de los empleados y funcionarios de CBP desempeñan sus funciones con honor y distinción, trabajando incansablemente todos los días para mantener seguro a nuestro país”, dijo.

Ryan Koseor, director portuario de Calexico de puertos de entrada del área para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos expresó:

“No toleramos el abuso dentro de nuestras filas y condenamos las acciones que empañaron la reputación de nuestra agencia. Aprecio el trabajo de nuestros socios para investigar a este oficial por usar fuerza excesiva y llevar este caso a juicio. Como servidores públicos, estamos correctamente sujetos a un estándar de conducta más alto y estamos sujetos a las mismas leyes y reglas que se aplican a los ciudadanos privados”.

Está previsto que Valenzuela sea sentenciado el 8 de julio ante el juez principal de distrito de los Estados Unidos, Dana M. Sabraw.

Policiaca

[VIDEO] Militares resguardan FGR por detención de “El Tolín”

El despliegue es menos visible que en otras ocasiones pero se extiende a calles aledañas del edificio

Local

Patrones no registran a empleados con sueldos completos: IMSS

Los trabajadores pueden revisar si sus empleadores los tiene registrados con un salario menor, descargando la aplicación de “IMSS Digital”, revisando el portal de la institución, o asistiendo a la subdelegación

Local

Realizarán obras en calles secundarias y parques públicos

El pasado jueves, el Cabildo aprobó exactamente 89 millones 421 mil pesos para realizar 23 obras

Sociedad

Escasez de agua: Nuevo León se queda con La Boca seca

Pocos patos, embarcaciones varadas y tierra árida es todo lo que queda en una de las presas que dotaba de agua a Monterrey

Sociedad

Jonás custodia, desde hace días, un tinaco con el vital líquido que escasea en NL

El joven vigila un tinaco de 10 mil litros de agua al que no se le puede sacar el líquido porque tiene desperfectos en sus llaves dispensadoras.

Tecnología

Laika: Tech para los "nuevos hijos"

La plataforma de e-commerce explica cómo es que el mercado de mascotas ha evolucionado desde estar sólo enfocado en alimentos a parecerse más al de bebés y artículos infantiles

Salud

Mujeres deberán pensar doblemente en su privacidad

Ante la incertidumbre que se vive en Estados Unidos sobre el aborto, es recomendable que las mujeres tengan en cuenta todas las formas en que su información personal puede ser rastreada

Mundo

Ganan dinero protegiendo a la naturaleza

Al pie del Kilimanjaro, un proyecto busca utilizar la biodiversidad para recaudar fondos y preservar los recursos naturales, además de apoyar a las comunidades locales

Gossip

Cuestionario Proust: Adriel Favela 

El cantante, compositor y productor se ha movido por terrenos no tan comunes para el regional mexicano