/ jueves 18 de abril de 2024

Triplican demanda de atención por fentanilo

Supera a otras drogas como la marihuana o la heroína, revela Instituto de Psiquiatría

En los últimos dos años el número de personas que acuden a centros de rehabilitación por consumo de fentanilo en Baja California se ha triplicado, reconoció Ana Luisa Zataráin Carrillo, directora de Prevención y Promoción a la Salud Mental del Instituto de Psiquiatría de Baja California (IPEBC).

Señaló que mientras que en 2022 sólo el 3.8% de las personas que acuden a estos centros lo hacían por consumo de fentanilo, para este 2024 esta población se incrementó al 10.9%, superando a otras drogas como la marihuana o la heroína.

Esto, a pesar de que, según datos de la Encuesta Estatal de Salud Mental y Adicciones, el fentanilo sigue estando en los últimos lugares de consumo en Baja California, con apenas un 0.3% de personas que señalan haber probado la droga alguna vez en la vida.

“En general, la sustancia de demanda de tratamiento más alta sigue siendo la metanfetamina, todavía tenemos ahí un subregistro con pacientes de fentanilo, realmente todavía el riesgo es que no saben los pacientes que están consumiendo heroína o cristal que ya está mezclada o alterada con fentanilo”.

Zataráin Carrillo puntualizó que el fentanilo incrementa la necesidad de consumo entre los usuarios de drogas, razón por la cual muchas veces las personas que venden estos productos lo utilizan para “enganchar” a sus usuarios.

“En el gramaje de la sustancia que se está utilizando, un pequeño porcentaje está mezclado con fentanilo; son menos de dos gramos, pero está teñida, y con ese pincelazo de consumo se exacerba un factor determinante que es la dependencia a la sustancia, y el ‘craving’, o la malilla por la sustancia”.

LA ADVERTENCIA

Jessica Moreno, fiscal adjunta de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Imperial, advirtió que el fentanilo es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina, pues originalmente se creó como un fármaco para contrarrestar el dolor intenso.

Resaltó que es muy difícil identificar la presencia de fentanilo en otras drogas, lo que incrementa la posibilidad de sufrir una sobredosis.

“El fentanilo no huele ni tiene un sabor especial; casi casi no se puede detectar; también se ha encontrado que ya está mezclado en casi todas las otras drogas”.

De acuerdo a la fiscal, el Servicio Médico Forense (Semefo) de Baja California realizó a 1 mil 100 cuerpos resguardados en la morgue pruebas para detectar la presencia de drogas, resultando el 23% de éstos positivos a fentanilo.

En Estados Unidos, se calcula que 150 personas al día mueren por consumo de esta droga.

CRISIS FRONTERIZA

Mientras que en México la información sobre el consumo de fentanilo sigue en construcción, en Estados Unidos durante los últimos dos años se ha reportado un incremento al triple en el consumo de esta sustancia, sobre todo en personas jóvenes.

Gabriela Jiménez, subdirectora del Departamento de Salud Mental del Condado de Imperial, afirmó que el crecimiento en los casos empezó a reportarse hace alrededor de cinco años y se impulsó gracias a las restricciones instauradas por la pandemia del Covid-19.

Aunque se ha reportado un alza en el consumo de otras drogas, como metanfetamina o heroína, el caso del fentanilo es más preocupante, pues es muy adictivo y más letal que otras drogas, dado que una dosis de dos miligramos puede generar una sobredosis.

“Toda sustancia tiene sus secuelas; aunque se llegue a la recuperación hay efectos secundarios, pero una de las cosas del fentanilo es que es bastante adictivo; entonces en comparación a otras drogas, el uso del fentanilo causa una adicción severa y lo que hemos mirado es que su efecto en el cuerpo es más fuerte”.

De acuerdo a datos de la funcionaria, las personas de entre 25 y 40 años son las que presentan el mayor consumo.

Maribel Castro, supervisora de los Programas de Control de Abuso de Sustancias del Condado de Imperial, consideró que la cercanía de esa región con la frontera con México facilita el consumo de fentanilo, pues permite conseguirlo más barato.

“Como es frontera, por aquí mismo se trafica de México a Estados Unidos y muchas veces también los jóvenes pueden venir, incluso los adultos; es más barato, cruzan, vienen a consumir, a comprar, se les facilita muchas veces a ellos conseguirlo a más bajo precio”.

Sin embargo, advirtió que muchas veces las personas que cruzan a México a comprar el fentanilo en realidad no saben qué les están vendiendo, lo que deriva en un mayor riesgo de sobredosis.

ALERTA POR "DROGA ZOMBIE"

La Secretaría de Salud estatal no ha detectado en centros de rehabilitación de Baja California casos de consumo de xilacina combinada con opioides, conocida como “droga zombie”, de acuerdo con su titular, José Adrián Medina Amarillas.

“Que estemos encontrando que sea una droga de impacto o que ya esté presente de manera consistente en las sustancias que utilizan las personas con adicciones en Baja California no, no la hay”, dijo.

Medina Amarillas reiteró que la presencia de xilacina combinada con heroína y fentanilo no se ha convertido en un problema en el estado, pero aseguró que la Secretaría de Salud estará alerta.

“Estos datos que ayer (martes) reveló el director de Conasama no fueron recogidos directamente por la Secretaría de Salud a través del Instituto de Psiquiatría que tenemos aquí”, dijo.

Este martes, Juan Ángel Quijada Gaytán, titular de la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama), mencionó que la presencia de xilacina en heroína y fentanilo puede deberse a una contaminación accidental.

Medina Amarillas explicó que en Estados Unidos, principalmente en California, ha sido detectada la combinación de heroína y xilacina, o heroína con fentanilo y xilacina, y en ese estado fue nombrada como “droga zombie”.

“Es una bomba porque combina sustancias opioides con xilacina de uso veterinario, es un sedante; no tiene autorización para ser utilizado en humanos”.

Estimó que la presencia de xilacina en combinación con otras sustancias, se presentará como sucedió con el fentanilo, recordando que hace tres años no habían detectado fentanilo en combinación con otras drogas.

“En los últimos dos años se ha incrementado paulatinamente. Aunque no tenemos el problema como tal, es incluído dentro de las situaciones que debemos cuidar y alertar a los primeros respondientes, como todo el personal de Salud”, dijo.

Los efectos de la xilacina en sus consumidores no pueden ser revertidos, finalizó el funcionario estatal.

“Pero se puede actuar tempranamente con Naloxona para quitar el efecto de los opioides y evitar que la persona fallezca”, concluyó. (Con información de Giovanny Urenda / El Sol de Tijuana)

En los últimos dos años el número de personas que acuden a centros de rehabilitación por consumo de fentanilo en Baja California se ha triplicado, reconoció Ana Luisa Zataráin Carrillo, directora de Prevención y Promoción a la Salud Mental del Instituto de Psiquiatría de Baja California (IPEBC).

Señaló que mientras que en 2022 sólo el 3.8% de las personas que acuden a estos centros lo hacían por consumo de fentanilo, para este 2024 esta población se incrementó al 10.9%, superando a otras drogas como la marihuana o la heroína.

Esto, a pesar de que, según datos de la Encuesta Estatal de Salud Mental y Adicciones, el fentanilo sigue estando en los últimos lugares de consumo en Baja California, con apenas un 0.3% de personas que señalan haber probado la droga alguna vez en la vida.

“En general, la sustancia de demanda de tratamiento más alta sigue siendo la metanfetamina, todavía tenemos ahí un subregistro con pacientes de fentanilo, realmente todavía el riesgo es que no saben los pacientes que están consumiendo heroína o cristal que ya está mezclada o alterada con fentanilo”.

Zataráin Carrillo puntualizó que el fentanilo incrementa la necesidad de consumo entre los usuarios de drogas, razón por la cual muchas veces las personas que venden estos productos lo utilizan para “enganchar” a sus usuarios.

“En el gramaje de la sustancia que se está utilizando, un pequeño porcentaje está mezclado con fentanilo; son menos de dos gramos, pero está teñida, y con ese pincelazo de consumo se exacerba un factor determinante que es la dependencia a la sustancia, y el ‘craving’, o la malilla por la sustancia”.

LA ADVERTENCIA

Jessica Moreno, fiscal adjunta de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Imperial, advirtió que el fentanilo es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina, pues originalmente se creó como un fármaco para contrarrestar el dolor intenso.

Resaltó que es muy difícil identificar la presencia de fentanilo en otras drogas, lo que incrementa la posibilidad de sufrir una sobredosis.

“El fentanilo no huele ni tiene un sabor especial; casi casi no se puede detectar; también se ha encontrado que ya está mezclado en casi todas las otras drogas”.

De acuerdo a la fiscal, el Servicio Médico Forense (Semefo) de Baja California realizó a 1 mil 100 cuerpos resguardados en la morgue pruebas para detectar la presencia de drogas, resultando el 23% de éstos positivos a fentanilo.

En Estados Unidos, se calcula que 150 personas al día mueren por consumo de esta droga.

CRISIS FRONTERIZA

Mientras que en México la información sobre el consumo de fentanilo sigue en construcción, en Estados Unidos durante los últimos dos años se ha reportado un incremento al triple en el consumo de esta sustancia, sobre todo en personas jóvenes.

Gabriela Jiménez, subdirectora del Departamento de Salud Mental del Condado de Imperial, afirmó que el crecimiento en los casos empezó a reportarse hace alrededor de cinco años y se impulsó gracias a las restricciones instauradas por la pandemia del Covid-19.

Aunque se ha reportado un alza en el consumo de otras drogas, como metanfetamina o heroína, el caso del fentanilo es más preocupante, pues es muy adictivo y más letal que otras drogas, dado que una dosis de dos miligramos puede generar una sobredosis.

“Toda sustancia tiene sus secuelas; aunque se llegue a la recuperación hay efectos secundarios, pero una de las cosas del fentanilo es que es bastante adictivo; entonces en comparación a otras drogas, el uso del fentanilo causa una adicción severa y lo que hemos mirado es que su efecto en el cuerpo es más fuerte”.

De acuerdo a datos de la funcionaria, las personas de entre 25 y 40 años son las que presentan el mayor consumo.

Maribel Castro, supervisora de los Programas de Control de Abuso de Sustancias del Condado de Imperial, consideró que la cercanía de esa región con la frontera con México facilita el consumo de fentanilo, pues permite conseguirlo más barato.

“Como es frontera, por aquí mismo se trafica de México a Estados Unidos y muchas veces también los jóvenes pueden venir, incluso los adultos; es más barato, cruzan, vienen a consumir, a comprar, se les facilita muchas veces a ellos conseguirlo a más bajo precio”.

Sin embargo, advirtió que muchas veces las personas que cruzan a México a comprar el fentanilo en realidad no saben qué les están vendiendo, lo que deriva en un mayor riesgo de sobredosis.

ALERTA POR "DROGA ZOMBIE"

La Secretaría de Salud estatal no ha detectado en centros de rehabilitación de Baja California casos de consumo de xilacina combinada con opioides, conocida como “droga zombie”, de acuerdo con su titular, José Adrián Medina Amarillas.

“Que estemos encontrando que sea una droga de impacto o que ya esté presente de manera consistente en las sustancias que utilizan las personas con adicciones en Baja California no, no la hay”, dijo.

Medina Amarillas reiteró que la presencia de xilacina combinada con heroína y fentanilo no se ha convertido en un problema en el estado, pero aseguró que la Secretaría de Salud estará alerta.

“Estos datos que ayer (martes) reveló el director de Conasama no fueron recogidos directamente por la Secretaría de Salud a través del Instituto de Psiquiatría que tenemos aquí”, dijo.

Este martes, Juan Ángel Quijada Gaytán, titular de la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama), mencionó que la presencia de xilacina en heroína y fentanilo puede deberse a una contaminación accidental.

Medina Amarillas explicó que en Estados Unidos, principalmente en California, ha sido detectada la combinación de heroína y xilacina, o heroína con fentanilo y xilacina, y en ese estado fue nombrada como “droga zombie”.

“Es una bomba porque combina sustancias opioides con xilacina de uso veterinario, es un sedante; no tiene autorización para ser utilizado en humanos”.

Estimó que la presencia de xilacina en combinación con otras sustancias, se presentará como sucedió con el fentanilo, recordando que hace tres años no habían detectado fentanilo en combinación con otras drogas.

“En los últimos dos años se ha incrementado paulatinamente. Aunque no tenemos el problema como tal, es incluído dentro de las situaciones que debemos cuidar y alertar a los primeros respondientes, como todo el personal de Salud”, dijo.

Los efectos de la xilacina en sus consumidores no pueden ser revertidos, finalizó el funcionario estatal.

“Pero se puede actuar tempranamente con Naloxona para quitar el efecto de los opioides y evitar que la persona fallezca”, concluyó. (Con información de Giovanny Urenda / El Sol de Tijuana)

Local

Votan 575 presos en Baja California

Los votos de la población en prisión preventiva se resguardarán y contabilizarán con la votación que se genere el 2 de junio

Policiaca

Encuentran sin vida a Óscar Gaeta Brizuela

Fue desaparecido forzadamente el pasado 20 de mayo

Local

Termina reconstrucción de caseta de cobro El Hongo; volverán a cobrar

En julio de 2023 un accidente vehicular provocó el derrumbe de la caseta de cobro, causando el fallecimiento de una persona.

Local

Exigen realizar trabajos periciales en locales incendiados: temen derrumbe

El propietario de 4 de los locales teme que se derrumben antes de que la Fiscalía General del Estado realice los trabajos correspondientes

Local

Llaman a tomar precauciones en zonas agrestes

Tan sólo el año pasado 53 personas fallecieron por golpes de calor en Mexicali, según información de la Secretaría de Salud

Local

Alertan continúen altas temperaturas por cambio climático

Parte de los problemas que se tienen en esta capital es que es una zona desértica, donde hay poca precipitación así como la actividad humana