/ jueves 23 de agosto de 2018

El Estado Islámico resucita en Irak con miles de combatientes activos

Poco a poco se hacen de lugares estratégicos luego de una reestructuración en 2 movimientos autónomos

PARÍS, Francia. El grupo yihadista Estado Islámico (EI) está siendo erradicado de Siria, pero comienza a reagruparse aceleradamente en Irak, donde tiene entre mil y dos mil combatientes activos que comienzan a convertirse en una pesadilla para el gobierno de Bagdad.

Después de haberse reestructurado en dos movimientos autónomos, el núcleo principal –compuesto de unos mil yihadistas– opera en Tarmiya, en los suburbios de Bagdad, cerca de Diyala, Tikrit, Baiji, al oeste de Mosul y en Tall Afar, en el norte del país.

“Aparentemente están en un proceso de reorganización y, por ahora, su actividad es muy reducida”, estima Hisham Al- Hashimi, especialista iraquí en movimientos yihadistas.

La mayoría de esos grupos están integrados por exresponsables de los servicios de inteligencia del EI, que actuaban bajo cobertura entre los años 2014 y 2017, cuando esas fuerzas fueron hegemónicas en Siria e Irak. Muy pocos de ellos actuaron como combatientes y en su mayoría tampoco figuran en los ficheros de las fuerzas de seguridad.

Un segundo grupo -compuesto por clandestinos conocidos por los servicios de seguridad iraquíes- se instaló en torno de los montes Hamrin, la región de Samarra y las zonas desérticas en torno de Al- Baaj y de Anbar, a lo largo de la frontera con Siria.

La decisión del gobierno de Bagdad de prohibir que los pobladores originales regresen a esas zonas por razones confesionales y de seguridad, facilitó la instalación de los yihadistas en casas abandonadas, que utilizan como viviendas y campos de entrenamiento.

Los servicios de inteligencia sospechan que, antes de abandonar Irak tras haber ocupado un tercio del país, la organización dejó una red de “agentes dormidos” que ahora se ocupan de extorsionar a la población.

Para incrementar su implantación, el EI cuenta con el resentimiento de una parte de la población -mayoritariamente sunita-, que se siente abandonada por el gobierno de Bagdad, controlado por los chiítas. El Estado Islámico espera con paciencia el momento de capitalizar el debilitamiento de las fuerzas occidentales.


PARÍS, Francia. El grupo yihadista Estado Islámico (EI) está siendo erradicado de Siria, pero comienza a reagruparse aceleradamente en Irak, donde tiene entre mil y dos mil combatientes activos que comienzan a convertirse en una pesadilla para el gobierno de Bagdad.

Después de haberse reestructurado en dos movimientos autónomos, el núcleo principal –compuesto de unos mil yihadistas– opera en Tarmiya, en los suburbios de Bagdad, cerca de Diyala, Tikrit, Baiji, al oeste de Mosul y en Tall Afar, en el norte del país.

“Aparentemente están en un proceso de reorganización y, por ahora, su actividad es muy reducida”, estima Hisham Al- Hashimi, especialista iraquí en movimientos yihadistas.

La mayoría de esos grupos están integrados por exresponsables de los servicios de inteligencia del EI, que actuaban bajo cobertura entre los años 2014 y 2017, cuando esas fuerzas fueron hegemónicas en Siria e Irak. Muy pocos de ellos actuaron como combatientes y en su mayoría tampoco figuran en los ficheros de las fuerzas de seguridad.

Un segundo grupo -compuesto por clandestinos conocidos por los servicios de seguridad iraquíes- se instaló en torno de los montes Hamrin, la región de Samarra y las zonas desérticas en torno de Al- Baaj y de Anbar, a lo largo de la frontera con Siria.

La decisión del gobierno de Bagdad de prohibir que los pobladores originales regresen a esas zonas por razones confesionales y de seguridad, facilitó la instalación de los yihadistas en casas abandonadas, que utilizan como viviendas y campos de entrenamiento.

Los servicios de inteligencia sospechan que, antes de abandonar Irak tras haber ocupado un tercio del país, la organización dejó una red de “agentes dormidos” que ahora se ocupan de extorsionar a la población.

Para incrementar su implantación, el EI cuenta con el resentimiento de una parte de la población -mayoritariamente sunita-, que se siente abandonada por el gobierno de Bagdad, controlado por los chiítas. El Estado Islámico espera con paciencia el momento de capitalizar el debilitamiento de las fuerzas occidentales.


Policiaca

Localizan el auto calcinado de su hermano desaparecido

El hombre refirió que su hermano salió a trabajar a bordo de su vehículo y para el día siguiente no había regresado

Policiaca

Resguardan autoridades hospital privado en Mexicali, ante oficial herido

El oficial se encontraba herido por impacto de arma de fuego.

Deportes

Águilas gana doble cartelera, aseguran serie

Es la primera ocasión en toda la temporada en la que Águilas gana dos series en fila.

Justicia

Expulsan a 16 alumnos de la UNAM por agredir a mujeres

En el último año suman quejas en contra de 385 presuntos agresores, la mayoría en campus de CU

Finanzas

Pagó Pemex más de 3 mil mdp por seguridad

Ayer había todavía computadoras apagadas, y los controles de entrada y salida del personal y de las pipas tampoco funcionaban

Política

El ombudsperson no responde a ideologías ni a partidos... alza la voz: Luis Raúl González

Asegura que la característica del ombudsperson es alzar la voz y denunciar los abusos del poder, y desea éxito a su sucesora Rosario Piedra Ibarra

Sociedad

Como un Rockstar, así pasó Evo Morales su segundo día de asilo en México

Para cubrir los gastos del expresidente en México, los diputados de Morena se ofrecieron a hacer coperacha

Finanzas

Prevén desaceleración en ventas del Buen Fin

El alza en el salario mínimo, la baja inflación, las remesas y el tipo de cambio estable pueden jugar a favor del consumo

Mundo

Jeanine Áñez inicia gobierno en Bolivia en medio de represión

Áñez promete comicios y niegan a legisladores de MAS ingresar al Congreso; escalan choques en La Paz