/ domingo 8 de julio de 2018

Así es la terrorífica avispa con un gigante aguijón que inyecta huevos al picar

El nuevo insecto se encuentra en la zona de transición extremadamente diversa entre los Andes y la selva baja amazónica

Una nueva especie de avispa descubierta en el Amazonas tiene un aguijón excepcionalmente grande que ha sorprendido incluso a los científicos.

El nuevo insecto, que se encuentra en la zona de transición extremadamente diversa entre los Andes y la selva baja amazónica, usa su aguijón tanto para poner huevos como para inyectar veneno.

En su último estudio, científicos de la Universidad de Turku (Finlandia), en colaboración con colegas de Colombia, España y Venezuela, descubrieron varias especies de avispas amazónicas desconocidas para la ciencia, descritas y nombradas en el último número de la revista Zootaxa.

El aguijón de la nueva avispa parasitoide llamada Clistopyga crassicaudata no solo es largo sino también muy anchp, en comparación con el tamaño de la especie. "He estudiado las avispas de parasitoides tropicales durante mucho tiempo, pero nunca he visto algo así. El aguijón parece un arma feroz", dice el profesor de Investigación de Biodiversidad Ilari E. Saaksjarvi de la Universidad de Turku.

La especie fue descubierta entre los especímenes de insectos recolectados en la zona de transición extremadamente diversa entre los Andes y la selva baja amazónica. La avispa recientemente descrita es diferente a otras especies conocidas debido a su enorme aguijón.

Todas las avispas hembras, como las abejas y los avispones, tienen un aguijón para inyectar veneno o poner huevos. Las avispas parasitoides generalmente tienen un ovopositor largo para poner huevos que es útil para alcanzar a los animales hospedadores que viven dentro de un árbol, por ejemplo. Con el ovipositor, el huevo se coloca sobre o dentro del huésped y, como también funciona como un aguijón, la avispa hembra puede inyectar veneno en su víctima para paralizarla, explica el profesor Saaksjarvi.

Las especies de parasitoides descritas recientemente pertenecen al raro género Clistopyga que se especializa en poner sus huevos en arañas o sacos de huevos de araña. Las avispas buscan arañas que viven en nidos y las paralizan con una inyección rápida de veneno. Entonces la avispa hembra pone sus huevos en la araña y la larva incubadora come a la araña paralizada así como a los posibles huevos de araña o crías.

Una nueva especie de avispa descubierta en el Amazonas tiene un aguijón excepcionalmente grande que ha sorprendido incluso a los científicos.

El nuevo insecto, que se encuentra en la zona de transición extremadamente diversa entre los Andes y la selva baja amazónica, usa su aguijón tanto para poner huevos como para inyectar veneno.

En su último estudio, científicos de la Universidad de Turku (Finlandia), en colaboración con colegas de Colombia, España y Venezuela, descubrieron varias especies de avispas amazónicas desconocidas para la ciencia, descritas y nombradas en el último número de la revista Zootaxa.

El aguijón de la nueva avispa parasitoide llamada Clistopyga crassicaudata no solo es largo sino también muy anchp, en comparación con el tamaño de la especie. "He estudiado las avispas de parasitoides tropicales durante mucho tiempo, pero nunca he visto algo así. El aguijón parece un arma feroz", dice el profesor de Investigación de Biodiversidad Ilari E. Saaksjarvi de la Universidad de Turku.

La especie fue descubierta entre los especímenes de insectos recolectados en la zona de transición extremadamente diversa entre los Andes y la selva baja amazónica. La avispa recientemente descrita es diferente a otras especies conocidas debido a su enorme aguijón.

Todas las avispas hembras, como las abejas y los avispones, tienen un aguijón para inyectar veneno o poner huevos. Las avispas parasitoides generalmente tienen un ovopositor largo para poner huevos que es útil para alcanzar a los animales hospedadores que viven dentro de un árbol, por ejemplo. Con el ovipositor, el huevo se coloca sobre o dentro del huésped y, como también funciona como un aguijón, la avispa hembra puede inyectar veneno en su víctima para paralizarla, explica el profesor Saaksjarvi.

Las especies de parasitoides descritas recientemente pertenecen al raro género Clistopyga que se especializa en poner sus huevos en arañas o sacos de huevos de araña. Las avispas buscan arañas que viven en nidos y las paralizan con una inyección rápida de veneno. Entonces la avispa hembra pone sus huevos en la araña y la larva incubadora come a la araña paralizada así como a los posibles huevos de araña o crías.

Local

Afluencia controlada en panteones; hubo confusión

Los municipales estuvieron cerrados pero los privados sí abrieron sus puertas

Local

Madres de jóvenes desaparecidos se manifiestan

A las afueras del Gobierno del Estado, decenas de mamás solicitaron al gobierno esclarecer los casos de desaparición de sus hijos

Local

Reprocha a Ruiz Uribe a Estado suspensión de jornada de vacunación

El gobierno de BC informó que “no llegaron los certificados de liberación de China a la cancillería mexicana y aunque se tienen las vacunas, no pueden ser aplicadas”

Local

Frenan vacunación en BC por la falta de certificados

Dosis de Sinovac recién llegadas no pueden aplicarse hasta que la Secretaría de Salud reciba la validación

Mundo

Triplica El Salvador compra de alimentos a México

Maíz, cereal, frijol, atún, leche en polvo y aceite, entre los productos que van al país centroamericano, dice BCR

Sociedad

Cosechas están en riesgo de perderse por falta de agua

Hay 1.7 millones de hectáreas en fase de alta vulnerabilidad por la escasez de agua que azota al país

Sociedad

México no ha comprado vacunas: OPS

El Inefam estima que se requieren 120 millones de dosis para cubrir las necesidades del país este año

Gossip

La música resiste pese a crisis de la pandemia

El Festival Marvin Getaway tendrá edición online en varias sedes del 12 al 14 de mayo y los organizadores esperan su regreso a la modalidad presencial

Sociedad

Música y ciencia, la vida de los hermanos asesinados en Jalisco

Luis Ángel era técnico musical, José Alberto tocaba el chelo y a Ana Karen le gustaba pintar