/ domingo 14 de enero de 2024

Denuncian intento de comisariado para imponer apoderados legales

La mañana de este domingo se realizó una asamblea a puerta cerrada en el salón ejidal del Islas Agrarias “B” donde trataron temas que causaron controversia

A menos de un par de semanas de la conmemoración del Asalto a las Tierras, denuncian la intención del comisariado del Ejido Islas Agrarias “B”, Ángel Miguel Jáuregui Hernández, de la imposición de un par de apoderados legales del ejido.

La mañana de este domingo se realizó una asamblea a puerta cerrada en el salón ejidal del Islas Agrarias “B”, en la que se trataron diversos puntos que causaron controversia entre algunos de los residentes e hijos de ejidatarios.

Diego Sandoval | La Voz de la Frontera

Entre los puntos planteados se encontró el del “Nombramiento en conjunto, como Asesores en Asamblea del Ejido Islas Agrarias B, a Josué Hernández Vargas y Paola Cibrián Flores”.

El punto 9 referente al “Otorgamiento de representación y amplias facultades de un apoderado general para actos de administración pleitos y cobranzas de manera conjunto o por separado a Josué Hernández Vargas y Paola Cibrián Flores”.

Además de la “Aceptación o separación de Ejidatarios”.

Finalmente, la asamblea rechazó el nombramiento de Hernández Vargas y de Cibrián Flores, primeramente como asesores, así como de apoderados legales.

María Flores Islas, descendiente de varias generaciones de ejidatarios del Islas Agrarias “B”, aunque ella misma no es ejidataria pero sí residente, además, su hermano trabaja las tierras de este ejido, comentó que esto es una injusticia.

Al ser avecindada no puede participar en la asamblea ejidal, sin embargo, hay muchos que no están de acuerdo con el actuar de Jáuregui Hernández, que trata de implementar a un par de asesores que son esposos entre ellos, además de darles la representación legal del ejido para hacer y deshacer a su antojo.

Desgraciadamente el comisariado ejidal es una persona con mucho poder de convencimiento y tiene engañados a los ejidatarios que en su mayoría son personas de edad avanzada, y que no entienden bien lo que está pasando.

En el ejido hay muchos intereses en juego, sobre todo por el paso de un gasoducto, así como de unas torres de conducción de cables de alta tensión, lo que deberá generar ingresos al ejido.

Diego Sandoval | La Voz de la Frontera

Terrenos

Fuera del Salón Ejidal, esperaban un grupo de personas que tenían un asunto pendiente con el comisariado ejidal, por la venta de un terreno que se vendió en varias ocasiones y de la que éste mismo participó también como comisariado ejidal hace 10 años.

Se trata de un terreno de 30 metros de ancho por 50 de largo ubicado dentro del área urbana del Islas Agrarias “B”, donde se encontraba una casa en abandono, que había sido invadida por la flora local como son los chamizos.

Este terreno fue adquirido en 2010 por José Ochoa Pérez, quien se lo compró a Lucio Ávalos Razo.

Sin embargo, en 2012 ese mismo terreno fue adquirido por Elizabeth Pérez Arellano, quien se lo compró Gambia Lucio Ávalos Razo.

Un año después, Pérez Arellano vendió este terreno a una pareja conformada por María del Socorro Moráz y Rubén Bojórquez, firmando la posesión el propio Jáuregui Hernández, que en aquella ocasión también era comisariado ejidal.

La pareja se encargó de limpiar el terreno y emparejarlo, para después venderlo en 2022 a otra persona que construyó una barda.

Es por lo anterior que las personas presentes querían pedir cuentas sobre por qué pasó esto, ya que se supone que en las oficinas del ejido, deben tener los documentos de la venta del terreno.

A menos de un par de semanas de la conmemoración del Asalto a las Tierras, denuncian la intención del comisariado del Ejido Islas Agrarias “B”, Ángel Miguel Jáuregui Hernández, de la imposición de un par de apoderados legales del ejido.

La mañana de este domingo se realizó una asamblea a puerta cerrada en el salón ejidal del Islas Agrarias “B”, en la que se trataron diversos puntos que causaron controversia entre algunos de los residentes e hijos de ejidatarios.

Diego Sandoval | La Voz de la Frontera

Entre los puntos planteados se encontró el del “Nombramiento en conjunto, como Asesores en Asamblea del Ejido Islas Agrarias B, a Josué Hernández Vargas y Paola Cibrián Flores”.

El punto 9 referente al “Otorgamiento de representación y amplias facultades de un apoderado general para actos de administración pleitos y cobranzas de manera conjunto o por separado a Josué Hernández Vargas y Paola Cibrián Flores”.

Además de la “Aceptación o separación de Ejidatarios”.

Finalmente, la asamblea rechazó el nombramiento de Hernández Vargas y de Cibrián Flores, primeramente como asesores, así como de apoderados legales.

María Flores Islas, descendiente de varias generaciones de ejidatarios del Islas Agrarias “B”, aunque ella misma no es ejidataria pero sí residente, además, su hermano trabaja las tierras de este ejido, comentó que esto es una injusticia.

Al ser avecindada no puede participar en la asamblea ejidal, sin embargo, hay muchos que no están de acuerdo con el actuar de Jáuregui Hernández, que trata de implementar a un par de asesores que son esposos entre ellos, además de darles la representación legal del ejido para hacer y deshacer a su antojo.

Desgraciadamente el comisariado ejidal es una persona con mucho poder de convencimiento y tiene engañados a los ejidatarios que en su mayoría son personas de edad avanzada, y que no entienden bien lo que está pasando.

En el ejido hay muchos intereses en juego, sobre todo por el paso de un gasoducto, así como de unas torres de conducción de cables de alta tensión, lo que deberá generar ingresos al ejido.

Diego Sandoval | La Voz de la Frontera

Terrenos

Fuera del Salón Ejidal, esperaban un grupo de personas que tenían un asunto pendiente con el comisariado ejidal, por la venta de un terreno que se vendió en varias ocasiones y de la que éste mismo participó también como comisariado ejidal hace 10 años.

Se trata de un terreno de 30 metros de ancho por 50 de largo ubicado dentro del área urbana del Islas Agrarias “B”, donde se encontraba una casa en abandono, que había sido invadida por la flora local como son los chamizos.

Este terreno fue adquirido en 2010 por José Ochoa Pérez, quien se lo compró a Lucio Ávalos Razo.

Sin embargo, en 2012 ese mismo terreno fue adquirido por Elizabeth Pérez Arellano, quien se lo compró Gambia Lucio Ávalos Razo.

Un año después, Pérez Arellano vendió este terreno a una pareja conformada por María del Socorro Moráz y Rubén Bojórquez, firmando la posesión el propio Jáuregui Hernández, que en aquella ocasión también era comisariado ejidal.

La pareja se encargó de limpiar el terreno y emparejarlo, para después venderlo en 2022 a otra persona que construyó una barda.

Es por lo anterior que las personas presentes querían pedir cuentas sobre por qué pasó esto, ya que se supone que en las oficinas del ejido, deben tener los documentos de la venta del terreno.

Local

Emiten fallo condenatorio contra acusados relacionados al caso del bar El Relajo

El próximo jueves 20 de junio a las 09:00 horas, se llevará a cabo la audiencia donde dictaminarán los años de sentencia en contra de los dos imputados

Local

Buscan que menores puedan cambiar su género en el acta de nacimiento

Desde el 2021, personas mayores de 18 años pueden solicitar legalmente su cambio de género en el acta de nacimiento

Local

Gastan comercios doble en energía durante el verano: Canirac

Algunos establecimientos modifican sus horarios o cierran algunos días para tratar de bajar su consumo, indicaron representantes de organismos empresariales

Local

Suman 70 mil pesos en multas a parque acuático

Por no tener permiso de alcoholes, ni para operar como parque 

Local

Baja nivel de la presa Hoover alrededor de un pie por semana

Desde el año 1999, la cuenca del Río Colorado se encuentra en una de las sequías más largas e intensas de los últimos 100 año

Policiaca

Un vehículo arrolló a un motociclista; trata de huir y se impacta contra otro automóvil

El accidente se registró la noche del domingo sobre la carretera Santa Isabel y Calzada Campesinos, al poniente de Mexicali.