/ lunes 29 de abril de 2019

Mario Vindiola, agricultor con vocación de servicio

Desde muy joven empezó a trabajar en lo que posteriormente sería su gran pasión: La agricultura

El valle de Mexicali es una de las zonas agrícolas más importantes de México, que se ha desarrollado desde hace más de 100 años gracias al temple y carácter de muchas mujeres y hombres que han trabajado de manera incansable para sacarlo adelante.

Tal es el caso de Mario Alfonso Vindiola Velásquez, quien nació en el lote 183-A de la colonia Carranza en el valle de Mexicali el 12 de octubre de 1944.

Sus padres Delia Velásquez Ayón y Alfonso Vindiola Palma, llegaron a esta región procedentes de Sinaloa y Sonora, respectivamente.

En aquel entonces (como ahora) las cosas en el valle no eran sencillas: El precio del cultivo de algodón estaba desplomado y los insumos se empezaban a disparar, por lo que siendo muy joven Mario Vindiola tuvo que empezar a trabajar en lo que posteriormente sería su gran pasión: La agricultura.

Durante 58 años se ha dedicado a la siembra de algodón, trigo y cártamo y en los últimos años a la organización de los productores para la siembra, financiamiento y comercialización de trigo y algodón con la fundación del grupo Credibaja, una empresa financiera y comercializadora del campo que a la vez cuenta con un fondo de aseguramiento y un comité técnico de asesoría para los productores.



EL CAMPO NECESITA APOYO REAL


Con 58 años en la actividad agrícola, a Mario Vindiola le han tocado las verdes y las maduras, aunque asegura que han sido más las “rachas malas” que ha tenido el valle de Mexicali, especialmente por políticas públicas equivocadas que han aplicado algunos gobiernos a lo largo del tiempo.

Con toda la experiencia del mundo, Mario considera que las principales causas de la crisis en el campo mexicano son la baja productividad, los altos costos de los cultivos, la falta de valor agregado a sus materias primas, intermediarismo en el proceso de comercialización, limitaciones en el acceso del financiamiento, la cartera vencida y el mal uso del agua para riego, entre otros.

Opina que el Gobierno mexicano tiene la obligación de implementar políticas públicas que realmente fomenten el crecimiento del campo de manera diferenciada, según la zona del país que se trate.

Desde su punto de vista, no se debe dar el mismo trato a los productores de granos del norte del país que a los agricultores de frutales del sur, ya que las condiciones de producción y mercado son totalmente diferentes.



LAS SATISFACCIONES RECIBIDAS


Una de las facetas que más satisfacciones le ha dado en la vida es el servicio a la comunidad, principalmente a sus compañeros campesinos, lo que heredó de su padre, quien también hizo muchas gestiones para alivianar a los productores del campo.

Mario descubrió su espíritu de servicio a la comunidad cuando era muy joven. Su primer cargo fue presidente de la Asociación Agrícola local de la colonia Venustiano Carranza del valle de Mexicali y llegó a ser presidente de la Federación de Propietarios Rurales de Baja California, donde gestionó diversas acciones en favor de los productores tanto con el Gobierno federal como estatal.

Fue delegado municipal de Ciudad Victoria (Km. 43) en el último año del gobierno municipal de don Armando Gallego y los tres años de Francisco Santana Peralta, así como el primer año del gobierno de Eduardo Martínez Palomera.

Recuerda con nostalgia que los 5 años que estuvo como delegado municipal en el Km. 43 ha sido una de las etapas de más satisfacciones en su vida.



EN LA GRILLA POLÍTICA


A Mario Vindiola Velásquez lo conoce “todo mundo” en el valle de Mexicali. Hombre con carácter liviano, se lleva bien con todas las personas, esto incluye a priístas, panistas e izquierdistas, aunque su “corazoncito político” está con el PRI.

En la “grilla” política se inició en la década de los años sesenta al ocupar la Secretaría de Acción Juvenil del PRI en la colonia Carranza. Nunca pensó que 25 años después iba a llegar a ser diputado local por el Quinto Distrito local, en la misma época en que Xicoténcatl Leyva Mortera fue gobernador de Baja California.

De 1986 a 1989 ocupó en tres ocasiones la presidencia de la Cámara de Diputados del Estado, lo que le permitió conocer “las tripas” de la política y la administración pública estatal.

De hecho, en la tercera ocasión que fue presidente del Congreso del Estado, le correspondió tomar la protesta de ley a Óscar Baylón Chacón como gobernador sustituto de Baja California, cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari sacó del poder a Leyva Mortera. Mario recuerda que ese acontecimiento fue el hecho más difícil que le tocó enfrentar en su trayectoria política.

En 1989, cuando terminó su gestión como diputado local, fue el coordinador de la campaña de Milton Castellanos Gout por la Presidencia Municipal de Mexicali, en cuya administración ocupó el cargo de vocal ejecutivo del Consejo Municipal para el Desarrollo Rural (Comunder).



SEGUIRÁ SEMBRANDO HASTA EL ÚLTIMO DÍA


Mario se describe como un hombre feliz y satisfecho por lo que ha desarrollado a lo largo de su vida.

Con 74 años sobre sus hombros, dice con plena satisfacción que ahora se dedica, además de trabajar la tierra, a cuidar nietos y bisnietos.

Asegura que seguirá sembrando trigo, algodón y cártamo hasta que sus fuerzas se lo permitan.

El valle de Mexicali es una de las zonas agrícolas más importantes de México, que se ha desarrollado desde hace más de 100 años gracias al temple y carácter de muchas mujeres y hombres que han trabajado de manera incansable para sacarlo adelante.

Tal es el caso de Mario Alfonso Vindiola Velásquez, quien nació en el lote 183-A de la colonia Carranza en el valle de Mexicali el 12 de octubre de 1944.

Sus padres Delia Velásquez Ayón y Alfonso Vindiola Palma, llegaron a esta región procedentes de Sinaloa y Sonora, respectivamente.

En aquel entonces (como ahora) las cosas en el valle no eran sencillas: El precio del cultivo de algodón estaba desplomado y los insumos se empezaban a disparar, por lo que siendo muy joven Mario Vindiola tuvo que empezar a trabajar en lo que posteriormente sería su gran pasión: La agricultura.

Durante 58 años se ha dedicado a la siembra de algodón, trigo y cártamo y en los últimos años a la organización de los productores para la siembra, financiamiento y comercialización de trigo y algodón con la fundación del grupo Credibaja, una empresa financiera y comercializadora del campo que a la vez cuenta con un fondo de aseguramiento y un comité técnico de asesoría para los productores.



EL CAMPO NECESITA APOYO REAL


Con 58 años en la actividad agrícola, a Mario Vindiola le han tocado las verdes y las maduras, aunque asegura que han sido más las “rachas malas” que ha tenido el valle de Mexicali, especialmente por políticas públicas equivocadas que han aplicado algunos gobiernos a lo largo del tiempo.

Con toda la experiencia del mundo, Mario considera que las principales causas de la crisis en el campo mexicano son la baja productividad, los altos costos de los cultivos, la falta de valor agregado a sus materias primas, intermediarismo en el proceso de comercialización, limitaciones en el acceso del financiamiento, la cartera vencida y el mal uso del agua para riego, entre otros.

Opina que el Gobierno mexicano tiene la obligación de implementar políticas públicas que realmente fomenten el crecimiento del campo de manera diferenciada, según la zona del país que se trate.

Desde su punto de vista, no se debe dar el mismo trato a los productores de granos del norte del país que a los agricultores de frutales del sur, ya que las condiciones de producción y mercado son totalmente diferentes.



LAS SATISFACCIONES RECIBIDAS


Una de las facetas que más satisfacciones le ha dado en la vida es el servicio a la comunidad, principalmente a sus compañeros campesinos, lo que heredó de su padre, quien también hizo muchas gestiones para alivianar a los productores del campo.

Mario descubrió su espíritu de servicio a la comunidad cuando era muy joven. Su primer cargo fue presidente de la Asociación Agrícola local de la colonia Venustiano Carranza del valle de Mexicali y llegó a ser presidente de la Federación de Propietarios Rurales de Baja California, donde gestionó diversas acciones en favor de los productores tanto con el Gobierno federal como estatal.

Fue delegado municipal de Ciudad Victoria (Km. 43) en el último año del gobierno municipal de don Armando Gallego y los tres años de Francisco Santana Peralta, así como el primer año del gobierno de Eduardo Martínez Palomera.

Recuerda con nostalgia que los 5 años que estuvo como delegado municipal en el Km. 43 ha sido una de las etapas de más satisfacciones en su vida.



EN LA GRILLA POLÍTICA


A Mario Vindiola Velásquez lo conoce “todo mundo” en el valle de Mexicali. Hombre con carácter liviano, se lleva bien con todas las personas, esto incluye a priístas, panistas e izquierdistas, aunque su “corazoncito político” está con el PRI.

En la “grilla” política se inició en la década de los años sesenta al ocupar la Secretaría de Acción Juvenil del PRI en la colonia Carranza. Nunca pensó que 25 años después iba a llegar a ser diputado local por el Quinto Distrito local, en la misma época en que Xicoténcatl Leyva Mortera fue gobernador de Baja California.

De 1986 a 1989 ocupó en tres ocasiones la presidencia de la Cámara de Diputados del Estado, lo que le permitió conocer “las tripas” de la política y la administración pública estatal.

De hecho, en la tercera ocasión que fue presidente del Congreso del Estado, le correspondió tomar la protesta de ley a Óscar Baylón Chacón como gobernador sustituto de Baja California, cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari sacó del poder a Leyva Mortera. Mario recuerda que ese acontecimiento fue el hecho más difícil que le tocó enfrentar en su trayectoria política.

En 1989, cuando terminó su gestión como diputado local, fue el coordinador de la campaña de Milton Castellanos Gout por la Presidencia Municipal de Mexicali, en cuya administración ocupó el cargo de vocal ejecutivo del Consejo Municipal para el Desarrollo Rural (Comunder).



SEGUIRÁ SEMBRANDO HASTA EL ÚLTIMO DÍA


Mario se describe como un hombre feliz y satisfecho por lo que ha desarrollado a lo largo de su vida.

Con 74 años sobre sus hombros, dice con plena satisfacción que ahora se dedica, además de trabajar la tierra, a cuidar nietos y bisnietos.

Asegura que seguirá sembrando trigo, algodón y cártamo hasta que sus fuerzas se lo permitan.

Local

Positivos 2 mil empleados del Sector Salud

En un lapso de dos meses salieron positivos a Covid-19

Local

Baja afluencia en el macro módulo de atención respiratoria del IMSS

Esto podría atribuirse a que se corrigieron los problemas que había para tramitar el permiso COVID de manera digital

Local

Sin fila en módulo de vacunación del FEX

Las vacunas disponibles son Pfizer y AstraZeneca

Mundo

Repsol retira arena afectada por derrame de petróleo en Perú

La remoción de crudo se lleva a cabo en 13 playas de Perú, informó la petrolera española

Mundo

México marcó historia en la paridad de género: ONU Mujeres

La directora regional de la ONU aseguró que las mujeres en altos cargos de permiten que haya cambios en la agenda de Gobiernos con temas fundamentales para la mujer

Local

Albergues para migrantes proyectan amparo colectivo vs CFE

Exigen que el gobierno estatal y municipios intervengan para que haya tolerancia con el gasto de energía

Sociedad

INM detiene ambulancia pirata del IMSS que trasladaba migrantes

Las dos unidades, una detenida en Oaxaca y otra en Veracruz, transportaban a 34 personas migrantes

Deportes

Charros es campeón de la Liga Arco Mexicana del Pacífico

Los de Jalisco ganan el título invernal del béisbol mexicano a costa de Tomateros de Culiacán que buscaba el tricampeonato

Sociedad

Nuevos proyectos de vida: jóvenes sin hijos ni compromisos

Las nuevas generaciones prefieren viajar, estudiar posgrados, alcanzar grandes metas laborales y tener mascotas en lugar de la crianza de hijos