/ lunes 21 de diciembre de 2020

Épocas navideñas

LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

Estamos en épocas navideñas y terminando el año en donde escuchamos que de lo menos que se quiere saber es de lo que sucede en la política o vida pública de nuestro entorno. Es común, justificado y se entiende que después de tantas decepciones, engaños y corrupción, no queramos saber nada de lo que el servicio público realiza.

Sin embargo, cambiemos la dinámica, identifiquemos lo malo que ha sucedido, pero con el fin de que no volvamos a permitir que vuelva a suceder. Bastante experiencia ya hemos tenido en que si seguimos dejando nuestro futuro en manos de la misma clase política, poco o nada vamos a avanzar.

Nos queda claro que las caras que veremos en las candidaturas del 2021 serán en mayoría las mismas, con los mismos partidos, las mismas propuestas, las mismas falsas promesas y el mismo discurso de siempre. Las caras y exigencias que podemos cambiar son las de las personas que vamos a votar, en donde se refleje exactamente lo que buscamos y esperamos.

Ha costado muchos años y esfuerzo que se escuchara nuestra voz y tenemos que utilizarla de manera fuerte y clara para encaminar a los futuros servidores públicos hacia el bienestar de todas las personas, no de sólo unos cuantos, sus bolsillos y los de sus partidos.

Cada día somos más las personas que no nada más estamos hartas, sino que luchamos o nos manifestamos en contra de la corrupción, ya que como lo hemos comentado, la misma existe y sigue fuera de control, nos sigue encaminando a grandes crisis como la educativa, económica, del medio ambiente, salud, entre otras, que han sido traspasadas por generaciones que no han podido resolver esta desafortunada situación.

Estamos conscientes que aún falta una auténtica y real discusión sobre el fortalecimiento de nuestras instituciones en el combate a la corrupción, que se mantienen anclados como el sistema nacional o el sistema estatal anticorrupción. Las personas debemos seguir exigiendo a nuestros servidores y no cansarnos hasta tener un sistema que fortalezca con reglas claras el bienestar de nuestra sociedad.

Si el gobierno sigue desatendiendo este llamado social, significa afectar seriamente los avances en el combate a la corrupción y por ende el del desarrollo de nuestro entorno.

Nuestro reto este 2021 es incrementar nuestras participaciones en estos temas, fortaleciendo la participación de todas las generaciones, contribuyendo a generar un clima propicio y seguro para hablar del combate a la corrupción y así todos juntos contribuir a fortalecer nuestras instituciones al servicio de la comunidad.

Y para despedirnos de este 2020, recordemos que somos parte de una comunidad e historia que ha recibido con los brazos abiertos a todo el que aquí se ha establecido, somos reconocidos por ser una sociedad que salimos adelante a pesar de la adversidad y por esto y más todo esto forma parte de nuestra identidad. Los desafíos que hemos tenido han sido muchos, por eso necesitamos paciencia y un profundo compromiso de unidad.

Desde nuestra trinchera seguiremos entregados a compartir nuestras propuestas que aspiramos a debatir y construir en comunidad, con el esfuerzo y compromiso de luchar por el sueño de vivir en la ciudad que todos tenemos el deseo de ver.

flores.aguirre@hotmail.com

LA POLÍTICA DE LAS PERSONAS

Estamos en épocas navideñas y terminando el año en donde escuchamos que de lo menos que se quiere saber es de lo que sucede en la política o vida pública de nuestro entorno. Es común, justificado y se entiende que después de tantas decepciones, engaños y corrupción, no queramos saber nada de lo que el servicio público realiza.

Sin embargo, cambiemos la dinámica, identifiquemos lo malo que ha sucedido, pero con el fin de que no volvamos a permitir que vuelva a suceder. Bastante experiencia ya hemos tenido en que si seguimos dejando nuestro futuro en manos de la misma clase política, poco o nada vamos a avanzar.

Nos queda claro que las caras que veremos en las candidaturas del 2021 serán en mayoría las mismas, con los mismos partidos, las mismas propuestas, las mismas falsas promesas y el mismo discurso de siempre. Las caras y exigencias que podemos cambiar son las de las personas que vamos a votar, en donde se refleje exactamente lo que buscamos y esperamos.

Ha costado muchos años y esfuerzo que se escuchara nuestra voz y tenemos que utilizarla de manera fuerte y clara para encaminar a los futuros servidores públicos hacia el bienestar de todas las personas, no de sólo unos cuantos, sus bolsillos y los de sus partidos.

Cada día somos más las personas que no nada más estamos hartas, sino que luchamos o nos manifestamos en contra de la corrupción, ya que como lo hemos comentado, la misma existe y sigue fuera de control, nos sigue encaminando a grandes crisis como la educativa, económica, del medio ambiente, salud, entre otras, que han sido traspasadas por generaciones que no han podido resolver esta desafortunada situación.

Estamos conscientes que aún falta una auténtica y real discusión sobre el fortalecimiento de nuestras instituciones en el combate a la corrupción, que se mantienen anclados como el sistema nacional o el sistema estatal anticorrupción. Las personas debemos seguir exigiendo a nuestros servidores y no cansarnos hasta tener un sistema que fortalezca con reglas claras el bienestar de nuestra sociedad.

Si el gobierno sigue desatendiendo este llamado social, significa afectar seriamente los avances en el combate a la corrupción y por ende el del desarrollo de nuestro entorno.

Nuestro reto este 2021 es incrementar nuestras participaciones en estos temas, fortaleciendo la participación de todas las generaciones, contribuyendo a generar un clima propicio y seguro para hablar del combate a la corrupción y así todos juntos contribuir a fortalecer nuestras instituciones al servicio de la comunidad.

Y para despedirnos de este 2020, recordemos que somos parte de una comunidad e historia que ha recibido con los brazos abiertos a todo el que aquí se ha establecido, somos reconocidos por ser una sociedad que salimos adelante a pesar de la adversidad y por esto y más todo esto forma parte de nuestra identidad. Los desafíos que hemos tenido han sido muchos, por eso necesitamos paciencia y un profundo compromiso de unidad.

Desde nuestra trinchera seguiremos entregados a compartir nuestras propuestas que aspiramos a debatir y construir en comunidad, con el esfuerzo y compromiso de luchar por el sueño de vivir en la ciudad que todos tenemos el deseo de ver.

flores.aguirre@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS