/ lunes 16 de abril de 2018

Aclarando lo de don Heliodoro

Vientos

El señor Simón Alcántara me acusa de oscuro en mi colaboración del jueves anterior, respecto del “curioso” ordenamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) con motivo de la resolución del caso impugnado contra el INE por “El Bronco” Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, que casi está en las boletas electorales para contarles un cuento de hadas a sus nietos y bisnietos si es que logra conocerlos.

Déjeme aclararle don Simón, hasta donde pueda, su cuestión que no está alejada de su inquisitoria por lo mismo de la sintaxis y el argumento de cuatro magistrados en los que tres se salvan de los siete solones que intervinieron y sólo tres tenían la razón legal… aunque no la razón política que ya es otra cosa. Y claro que pueden culpar al proyectista que hizo el trabajo negro, sobre el que manifestaron sus galas jurídicas y la falta de ello en lo general, los del birrete y la toga, que en su parte medular razonaron (?): “… y emita un nuevo acuerdo en donde se pronuncie respecto del cumplimiento de LOS DEMÁS REQUISITOS LEGALES ATINENTES (Mmmmm…N. del R.) y de SER EL CASO (¿Qué pasa si no lo es? Otra N. del R.), le entregue el registro correspondiente” (al “Bronco”, of course. Tercera N. del R.). Supongo que el INE podría responderle al TEPJF que “no es el caso, porque aún no se sabe si en un complemento de recuento (que sería lo ordenado lógicamente) el actor (peticionario del registro) cumplió de VERDAD con el requisito SINE QUA NON. He aquí el meollo de la indigestión jurídica del TEPJF. Pero el daño ya está hecho.

Así pues don Simón, yo no escribí el documento galimatías. Y todo surgió porque la “Suprema” institución jurídica “ordenó dar por cumplido el requisito de apoyos ciudadanos al “Bronco”, aunque no sumaran el umbral mínimo de ingreso y registro, porque al juicio del Tribunal sólo le faltaban 1.92% de firmas, y se fundaron en un argumento balín, que si hubiera habido (si mi tía tuviera ruedas…) mayor garantía de audiencia, el aspirante habría rebasado las firmas que le faltaban. ¡Carajo con la lógica del Tribunal! Habría es un compuesto del verbo haber que significa una posibilidad si “hubiera sido, habría logrado”, pero la terrible lógica: NO FUE ASÍ. Pero de todos modos, los adivinos solones lo dieron por bueno y “aléguele al ampayer”.

Y ya termino amigo Alcántara. El registro de los independientes que quieren entrarle al inocente juego de llegar por esa vía a la Presidencia de la República, deben aportar el 1% del total de electores inscritos en la Lista Nominal de Electores del INE y además cubrir una cantidad de entidades con parte de sus firmas conseguidas que muestren que dominan el territorio nacional en buena parte. Pues eso NO SE CUMPLIÓ… pero se dio por cumplido por las razones irrazonables de los cuatro magistrados que hay que ponerlos en la lista de los que don Andrés Manuel López Obrador dice que se va a escabechar a su arribo a la presidencia. ¿Qué le parece el juego de Juan Pirulero? Y lo peor es que Heliodoro (significa Sol dorado) Rodríguez, entregó 2 millones 34 mil 403 firmas pero el 8.4% del montón de firmas apócrifas pudo salvar en las 12 ocasiones en que los REPRESENTANTES del candidato en ciernes pudo rescatar. Pero se les acabó la carga de las pilas y ya no volvieron y se fueron a la impugnación que los solones (nunca salomones) corrigieron a su gusto y ahí está el galimatías del ordenamiento que gramaticalmente puede irse a la basura. Y es todo. Ojalá y sepa disculparme señor Alcántara… pues ya lo ve usted.

jaimepardoverdugo@yahoo.com.mx


Vientos

El señor Simón Alcántara me acusa de oscuro en mi colaboración del jueves anterior, respecto del “curioso” ordenamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) con motivo de la resolución del caso impugnado contra el INE por “El Bronco” Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, que casi está en las boletas electorales para contarles un cuento de hadas a sus nietos y bisnietos si es que logra conocerlos.

Déjeme aclararle don Simón, hasta donde pueda, su cuestión que no está alejada de su inquisitoria por lo mismo de la sintaxis y el argumento de cuatro magistrados en los que tres se salvan de los siete solones que intervinieron y sólo tres tenían la razón legal… aunque no la razón política que ya es otra cosa. Y claro que pueden culpar al proyectista que hizo el trabajo negro, sobre el que manifestaron sus galas jurídicas y la falta de ello en lo general, los del birrete y la toga, que en su parte medular razonaron (?): “… y emita un nuevo acuerdo en donde se pronuncie respecto del cumplimiento de LOS DEMÁS REQUISITOS LEGALES ATINENTES (Mmmmm…N. del R.) y de SER EL CASO (¿Qué pasa si no lo es? Otra N. del R.), le entregue el registro correspondiente” (al “Bronco”, of course. Tercera N. del R.). Supongo que el INE podría responderle al TEPJF que “no es el caso, porque aún no se sabe si en un complemento de recuento (que sería lo ordenado lógicamente) el actor (peticionario del registro) cumplió de VERDAD con el requisito SINE QUA NON. He aquí el meollo de la indigestión jurídica del TEPJF. Pero el daño ya está hecho.

Así pues don Simón, yo no escribí el documento galimatías. Y todo surgió porque la “Suprema” institución jurídica “ordenó dar por cumplido el requisito de apoyos ciudadanos al “Bronco”, aunque no sumaran el umbral mínimo de ingreso y registro, porque al juicio del Tribunal sólo le faltaban 1.92% de firmas, y se fundaron en un argumento balín, que si hubiera habido (si mi tía tuviera ruedas…) mayor garantía de audiencia, el aspirante habría rebasado las firmas que le faltaban. ¡Carajo con la lógica del Tribunal! Habría es un compuesto del verbo haber que significa una posibilidad si “hubiera sido, habría logrado”, pero la terrible lógica: NO FUE ASÍ. Pero de todos modos, los adivinos solones lo dieron por bueno y “aléguele al ampayer”.

Y ya termino amigo Alcántara. El registro de los independientes que quieren entrarle al inocente juego de llegar por esa vía a la Presidencia de la República, deben aportar el 1% del total de electores inscritos en la Lista Nominal de Electores del INE y además cubrir una cantidad de entidades con parte de sus firmas conseguidas que muestren que dominan el territorio nacional en buena parte. Pues eso NO SE CUMPLIÓ… pero se dio por cumplido por las razones irrazonables de los cuatro magistrados que hay que ponerlos en la lista de los que don Andrés Manuel López Obrador dice que se va a escabechar a su arribo a la presidencia. ¿Qué le parece el juego de Juan Pirulero? Y lo peor es que Heliodoro (significa Sol dorado) Rodríguez, entregó 2 millones 34 mil 403 firmas pero el 8.4% del montón de firmas apócrifas pudo salvar en las 12 ocasiones en que los REPRESENTANTES del candidato en ciernes pudo rescatar. Pero se les acabó la carga de las pilas y ya no volvieron y se fueron a la impugnación que los solones (nunca salomones) corrigieron a su gusto y ahí está el galimatías del ordenamiento que gramaticalmente puede irse a la basura. Y es todo. Ojalá y sepa disculparme señor Alcántara… pues ya lo ve usted.

jaimepardoverdugo@yahoo.com.mx


martes 24 de abril de 2018

Los sueños de James K. Polk

lunes 23 de abril de 2018

Nada fácil el alza de salario

viernes 20 de abril de 2018

Tutti frutti sabatini

jueves 19 de abril de 2018

La oratoria del señor Presidente

miércoles 18 de abril de 2018

El NAIM, pleito y confusión

martes 17 de abril de 2018

¿Quiénes son los políticos?

martes 17 de abril de 2018

Petróleo, asunto de reflexión

lunes 16 de abril de 2018

Aclarando lo de don Heliodoro

jueves 12 de abril de 2018

De mundano y filósofo a Santo

miércoles 11 de abril de 2018

¿Se acuerda de la “Coneja”?... Pues…

Cargar Más