/ sábado 7 de noviembre de 2020

El cirujano

PENSARES

Cuentan que la secretaria de un famoso cirujano cardiovascular entró a su despacho y le anunció que un anciano que venía recomendado por un médico del Hospital General deseaba hacerle una consulta: Tendrá que esperar a que haya atendido a todos los pacientes, luego lo

recibiré -dijo el doctor-.

Después de dos horas de espera, el médico recibió al anciano y le

preguntó a qué se debía su visita:

-Estimado doctor, vengo a verlo por recomendación del médico del

hospital. Él me ha enviado a usted porque considera que es la única

persona que puede resolver mi problema del corazón, además me dijo

que en su clínica poseen los equipos necesarios para llevar a cabo la

operación que salvará mi vida.

El médico evaluó cuidadosamente todo el historial médico de su colega del hospital y le preguntó al anciano:

-¿A qué institución social pertenece usted?

-Ahí es donde está mi problema, yo no estoy afiliado a ninguna institución de seguridad social y tampoco tengo dinero; soy muy pobre y no tengo familia que pueda ayudarme. Con todo respeto, sé que le pido demasiado, pero usted es la única persona que tal vez pueda ayudarme a seguir viviendo.

El médico estaba indignado con su colega porque se había atrevido a ponerle en semejante compromiso. Así que lo envió de regreso al hospital con una nota dirigida al médico, explicándole que su clínica era privada y de mucho prestigio y que por lo tanto no podía acceder a su pedido y al final agregó:

-Nuestra clínica no está para hacer beneficencia a nadie.

Cuando el anciano se fue de la consulta, el médico se dio cuenta que había olvidado una carpeta. Al abrirla para asegurarse que era del anciano, se encontró con unas poesías y algunas frases sueltas que le llamaron la atención. Una de ellas decía: El órgano que mejor habla es el corazón, firmado Jean Marcel.

Esta frase impactó al médico, pero lo que más le llamó la atención fue el nombre del autor Jean Marcel. De pronto se trasladó a sus años en el colegio y recordó a la maestra que leía sus hermosos cuentos. Cómo olvidar a Jean Marcel, si este gran hombre le hizo pasar los momentos más felices de su juventud.

Habían pasado unas cuantas semanas cuando la secretaria del doctor

entró con el periódico y compungida le dijo:

-Mire, hoy encontraron muerto al poeta Jean Marcel en un banco de la plaza; tenía 88 años.

El médico -con un suspiro de pena- le contestó a la secretaria:

-Hombres como él no deberían morir nunca, como me hubiera gustado conocerlo.

-¿No lo recuerda?, le dijo la secretaria. Era el anciano que vino hace unos

pocos días a consultarle, era un escritor y poeta muy conocido, pero también muy solitario y pobre.

Desde ese momento y como homenaje al anciano, la clínica pasó a llamarse Jean Marcel. El doctor dedicó la mitad de su tiempo para la atención de los pacientes sin ningún tipo de respaldo social y realizó todo tipo de cirugías totalmente gratuitas y se dio cuenta de que el órgano que mejor habla es el corazón.

PENSARES

Cuentan que la secretaria de un famoso cirujano cardiovascular entró a su despacho y le anunció que un anciano que venía recomendado por un médico del Hospital General deseaba hacerle una consulta: Tendrá que esperar a que haya atendido a todos los pacientes, luego lo

recibiré -dijo el doctor-.

Después de dos horas de espera, el médico recibió al anciano y le

preguntó a qué se debía su visita:

-Estimado doctor, vengo a verlo por recomendación del médico del

hospital. Él me ha enviado a usted porque considera que es la única

persona que puede resolver mi problema del corazón, además me dijo

que en su clínica poseen los equipos necesarios para llevar a cabo la

operación que salvará mi vida.

El médico evaluó cuidadosamente todo el historial médico de su colega del hospital y le preguntó al anciano:

-¿A qué institución social pertenece usted?

-Ahí es donde está mi problema, yo no estoy afiliado a ninguna institución de seguridad social y tampoco tengo dinero; soy muy pobre y no tengo familia que pueda ayudarme. Con todo respeto, sé que le pido demasiado, pero usted es la única persona que tal vez pueda ayudarme a seguir viviendo.

El médico estaba indignado con su colega porque se había atrevido a ponerle en semejante compromiso. Así que lo envió de regreso al hospital con una nota dirigida al médico, explicándole que su clínica era privada y de mucho prestigio y que por lo tanto no podía acceder a su pedido y al final agregó:

-Nuestra clínica no está para hacer beneficencia a nadie.

Cuando el anciano se fue de la consulta, el médico se dio cuenta que había olvidado una carpeta. Al abrirla para asegurarse que era del anciano, se encontró con unas poesías y algunas frases sueltas que le llamaron la atención. Una de ellas decía: El órgano que mejor habla es el corazón, firmado Jean Marcel.

Esta frase impactó al médico, pero lo que más le llamó la atención fue el nombre del autor Jean Marcel. De pronto se trasladó a sus años en el colegio y recordó a la maestra que leía sus hermosos cuentos. Cómo olvidar a Jean Marcel, si este gran hombre le hizo pasar los momentos más felices de su juventud.

Habían pasado unas cuantas semanas cuando la secretaria del doctor

entró con el periódico y compungida le dijo:

-Mire, hoy encontraron muerto al poeta Jean Marcel en un banco de la plaza; tenía 88 años.

El médico -con un suspiro de pena- le contestó a la secretaria:

-Hombres como él no deberían morir nunca, como me hubiera gustado conocerlo.

-¿No lo recuerda?, le dijo la secretaria. Era el anciano que vino hace unos

pocos días a consultarle, era un escritor y poeta muy conocido, pero también muy solitario y pobre.

Desde ese momento y como homenaje al anciano, la clínica pasó a llamarse Jean Marcel. El doctor dedicó la mitad de su tiempo para la atención de los pacientes sin ningún tipo de respaldo social y realizó todo tipo de cirugías totalmente gratuitas y se dio cuenta de que el órgano que mejor habla es el corazón.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 21 de noviembre de 2020

Injusticias

José Arzoz Arena

sábado 14 de noviembre de 2020

Cicatrices de amor

José Arzoz Arena

sábado 07 de noviembre de 2020

El cirujano

José Arzoz Arena

sábado 31 de octubre de 2020

Los amigos

José Arzoz Arena

sábado 24 de octubre de 2020

Los ancianos

José Arzoz Arena

sábado 17 de octubre de 2020

Los ángeles

José Arzoz Arena

sábado 10 de octubre de 2020

El día de hoy

José Arzoz Arena

sábado 03 de octubre de 2020

El deseo

José Arzoz Arena

sábado 26 de septiembre de 2020

Calidad humana

José Arzoz Arena

sábado 19 de septiembre de 2020

Carente de sentido

José Arzoz Arena

Cargar Más