/ miércoles 24 de febrero de 2021

Vacunación imprecisa

EL MURO

Decir que en unas semanas más habrá en Mexicali una nueva oleada de contagios por coronavirus, es hasta cierto punto una obviedad. Por lo tanto no es algo como para asustarse, sobre todo si en estos momentos casi nadie está preocupado.

Las razones de una tercera ola son también hasta cierto punto una obviedad: En el más catastrófico de los escenarios alrededor del 30% del millón de habitantes del pueblo ya estuvo contagiado, lo cual significa que el resto, un nada despreciable 70%, está disponible para recibir el virus por primera vez. A eso hay que sumarle que la cantidad de personas vacunadas es minúscula e insignificante como para representar un frente de lucha para conseguir la inmunidad de rebaño.

La vacuna es algo muy bueno para los adultos mayores y el personal de Salud, pero aún no representa un avance notable. Otra cosa hubiera sido si se hubiera vacunado a las personas en edad productiva que más interacción social tienen. Sí, proteger al sector más vulnerable, es un acto humanitario hasta cierto punto obvio de llevar a cabo, pero no el que más aporta para salir de esto. A través de modelos matemáticos “Prioritisation of population groups with the most interactions for Covid-19 vaccination can substantially reduce total fatalities” concluye que vacunar a los mayores es un riesgo para el resto de la población.

El planteamiento de los investigadores es que tal como lo hemos comprobado hoy en día, la cantidad de vacunas disponible no es ni de chiste la ideal y en países como el nuestro, difícilmente veremos toneladas de vacunas a la mano, así que lo más sensato es encontrar un esquema de operación eficaz que reduzca al mínimo la cantidad de contagios.

Si se vacuna a personas que en teoría no tienen actividad comunitaria y que además representan un segmento menor de la población, no es tan impactante como si lo hicieran con las personas que tienen suficiente actividad como los repartidores de paquetería, meseros, policías, cajeros en los mercados.

La ciencia establece que el método de vacunación debió haber sido otro y no es que el actual sea reprobable, solo significa que gracias a esa decisión esto del coronavirus estará por mucho tiempo más entre nosotros y que estaremos escuchando mensajes necios como ese de que pronto tendremos una nueva ola de contagios.

vicmarcen09@gmail.com


EL MURO

Decir que en unas semanas más habrá en Mexicali una nueva oleada de contagios por coronavirus, es hasta cierto punto una obviedad. Por lo tanto no es algo como para asustarse, sobre todo si en estos momentos casi nadie está preocupado.

Las razones de una tercera ola son también hasta cierto punto una obviedad: En el más catastrófico de los escenarios alrededor del 30% del millón de habitantes del pueblo ya estuvo contagiado, lo cual significa que el resto, un nada despreciable 70%, está disponible para recibir el virus por primera vez. A eso hay que sumarle que la cantidad de personas vacunadas es minúscula e insignificante como para representar un frente de lucha para conseguir la inmunidad de rebaño.

La vacuna es algo muy bueno para los adultos mayores y el personal de Salud, pero aún no representa un avance notable. Otra cosa hubiera sido si se hubiera vacunado a las personas en edad productiva que más interacción social tienen. Sí, proteger al sector más vulnerable, es un acto humanitario hasta cierto punto obvio de llevar a cabo, pero no el que más aporta para salir de esto. A través de modelos matemáticos “Prioritisation of population groups with the most interactions for Covid-19 vaccination can substantially reduce total fatalities” concluye que vacunar a los mayores es un riesgo para el resto de la población.

El planteamiento de los investigadores es que tal como lo hemos comprobado hoy en día, la cantidad de vacunas disponible no es ni de chiste la ideal y en países como el nuestro, difícilmente veremos toneladas de vacunas a la mano, así que lo más sensato es encontrar un esquema de operación eficaz que reduzca al mínimo la cantidad de contagios.

Si se vacuna a personas que en teoría no tienen actividad comunitaria y que además representan un segmento menor de la población, no es tan impactante como si lo hicieran con las personas que tienen suficiente actividad como los repartidores de paquetería, meseros, policías, cajeros en los mercados.

La ciencia establece que el método de vacunación debió haber sido otro y no es que el actual sea reprobable, solo significa que gracias a esa decisión esto del coronavirus estará por mucho tiempo más entre nosotros y que estaremos escuchando mensajes necios como ese de que pronto tendremos una nueva ola de contagios.

vicmarcen09@gmail.com


ÚLTIMASCOLUMNAS